Pensando en Haití

0 appréciations
Hors-ligne
Lo vivido en Haití,nos tendría que llamar a la reflexión sobre que está pasando en la humanidad, según las noticias a través de los medios de comunicación, parecería que tenemos un mundo con fecha próxima de vencimiento (Terremotos, huracanes, sunami, corrupción, droga, vicios, locos que entran a las escuelas y matan a personas, locos que generan atentados con bombas robando vidas inocentes y la lista de calamidades podría seguir.

¿Pero que está pasando en el mundo? Parecería que el libro del Apocalipsis nos lleva a repensar nuestro saber estar en éste mundo, es necesario detenernos, aún estamos a tiempo de volvernos a nuestro creador y mirar como es nuestra relación con EL?
En la encrucijada del mundo, en este “principio de dolores”. Cual es el mensaje de Dios para una humanidad desaprensiva y desprevenida…? El mundo vive hoy un desenfreno moral, los principios de la moral cristiana han sido socavados, incluso en las sociedades históricamente cristianas.
Con la desgracia del pueblo Haitiano, cuantos oportunistas se beneficiaron y se siguen beneficiando, si miramos aquellos bancos que sin vergüenza alguna han tomado una actitud devoradora!!! Aprovechando las cuentas bancarias solidarias donde la gente realiza sus donaciones para cobrar una comisión por cada donativo que ingresa a la cuenta. Esto es un grito de injusticia que clama al cielo.
Pero bueno ahora preguntémosno qué se puede hacer al respecto? No podemos evitar que halla terremotos desvastadores, pero sí podemos tomar medidas preventivas que disminuyan los daños, reparen cuanto antes las ruinas y permitan reanudar, en la medida de lo posible, la vida cotidiana de aquellos que no padezcan pérdidas irreparables. Haití es el país más pobre de América y uno de los más pobres del mundo.
Sin embargo ésta catástrofe nos ofrece la oportunidad - sin duda deseable -para empujar algo al cambio en la buena dirección. Ya no existen grandes bloques geoestratégicos enfrentados como durante la Guerra Fría, y la reconstrucción de un país de las dimensiones de Haití es perfectamente viable y asumible para la economía globalizada de nuestros días. Además debe ser una reconstrucción a (y de la) conciencia, que se ocupe no sólo de los daños materiales, sino que emprenda la reconstrucción de las instituciones públicas cuyo fracaso o colapso está en la raíz de la extraordinaria catástrofe que ha significado el terremoto.
En las últimas décadas se ha hablado mucho de la injerencia humanitaria, la obligación moral de intervenir en aquellos lugares asolados por catástrofes de origen político para ayudar a la población víctima y restaurar al menos los derechos básicos. Hay que adoptar medidas para asegurar que la sociedad haitiana pueda contar con los mínimos elementos de educación, economía e instituciones públicas y servicios sociales que convierta a Haití en un Estado de verdad.
Al fin y al cabo, ¿no es la solidaridad amor propio bien entendido?

Gracias por leeerme. Elisa (Argentina)

Compartiendo en la Red,sobre Instituciones
que podrían colaborar con proyectos.

La Agencia Española de Cooperación Internacional
para el Desarrollo (AECID), es una Entidad de Derecho Público adscrita al Ministerio de Asuntos Exteriores
y de

Répondre
Pseudo :
Adresse e-mail:


Se souvenir de mes infos ( pseudo et e-mail ) :
Cochez la case ci-contre :

Inscrivez-vous au blog

Soyez prévenu par email des prochaines mises à jour

Rejoignez les 557 autres membres